sábado, abril 14

Me dijeron que siempre nos quedaría París.

Tan sólo fue una semana, siete días, ciento sesenta y ocho horas, diez mil ochenta minutos y seiscientos cuatro mil ochocientos segundos. Si lo piensas, es poco, si lo vives es mucho; mucho en el sentido de grande, maravilloso, increíble y terriblemente emocionante. Estuvimos día a día contando los minutos y los segundos que quedaban para coger ese autobús, ir hasta a Oporto y desde allí coger el avión hacia nuestro destino. Se nos hizo eterno, pero llegó, cogimos ese avión y llegamos a París, a la cuidad del amor. Visitamos un montón de museos, un montón de calles, recorrimos miles y miles de tiendas, nos tomamos cientos y cientos de granizados, crêpes y goffres. Dicho así pensarás: -Engordaron como focas-; pero no, adelgazamos 8Kg cada uno, más o menos. Hacíamos kilómetros y kilómetros día a día, llegábamos a la que llamábamos 'casa' con los pies desechos, pero, valía la pena. Cada noche era única, cada quién dormía en la habitación que más le gustaba, cada día había risas y risas y cada mañana lamentos y lamentos por dormir, al menos, dos horas. Los del primer piso nos venía a visitar, y los del tercer piso los íbamos a visitar. Puedo decir que ese fue el viaje más grande, increíble e inolvidable que hice y haré jamás, os lo juro.









Ahora ya pasó un año, y sigo con la misma ilusión y con los mismo recuerdos de cuando llegué. Espero volver algún día, y que sea contigo.

3 comentarios:

  1. Has estado en París? :O
    Waoo, es mi sueño.
    Tal y como lo describes debe ser algo salido de lo normal ;$

    ResponderEliminar
  2. Impresionante las fotos, me gustaría vivir la misma experiencia. Kisses

    ResponderEliminar
  3. Yo tambien estube en parís:) me encanta, es preiocoso, todo tan romantico... Adoro la ciudad del amor(:

    ResponderEliminar

¡Gracias por opinar! ¡Vuelve pronto!